La Mola de Segart – La Calderona

De 2007_10_14 El Xocainet
    El miercoles pasado iniciamos Jose y yo una curiosa costumbre estival que empezó el año pasado: como los días son largos y no nos asusta la calor, nos volveremos a escapar de vez en cuando a la Calderona a relajarnos un rato. La tenemos bien cerquita, es preciosa y da mucho de sí para pasar un buenos momentos en la montaña. No tiene una periodicidad y obedece más al impulso arrebatador de escaparse unas horitas, pero os tendrémos informados a fin de que pueda venirse cualquiera que pueda también tener la tarde libre. Resulta reconfortante poder hacerlo a media semana y ayuda a llevar mejor el tema laboral y social.
   De la ruta poco os puedo contar. El resultado de la jornada electoral estaba tan reciente que se convirtió en un monotema. Bueno, ya sabéis de que pie cojeamos los dos asi que empezamos a andar y subir con tanta rabia, que, encegados, ya estabamos de vuelta en el coche y no recordabamos ni donde habíamos estado.
   Bueno, no es cierto, la ruta es muy bonita y a nuestra marcha, con cigarrito mío incluido en la cima, en un par de horas ya la habíamos acabado. Fue tan alto el impetú con el que subimos que probablemente, de normal, habrá que echarle media horita más.
   Siempre había oído hablar mucho a Ramonet de la “gola” de Segart y la subida por la “caries”, y sorprendentemente, aún no la conocía.
   Dejamos los coches en Segart y cogimos el GR-10 en dirección Puzol. Pronto la senda inicia una paciente subida por los restos del magnífico bosque que sobrevivió al incendio del 2004. Pasamos por la fuente del Campaner y llegamos a un collado donde hay que abandonar el GR para coger una pista a la derecha. En cinco minutos llegas a otro cruce de pistas y hay que seguir por la de la derecha. A los cinco minutos nace un camino a la izquierda que sube mientras que la pista por la que íbamos desciende. Ese mismo camino luego se divide en dos a los pies de la Mola: por el de la derecha se sube de una manera mas sencilla rodeando la Gola. El de la izquierda lo hace de una manera mucho más agresiva por la “caries”, una brecha que tiene la montaña y que exige algunos pasos de facil trepa. En un pis-pas ya estabamos arriba. Me resultó decepcionante que llegáramos con tanta facilidad. La verdad es que me había hecho la idea de que la trepa daría mucho más de sí, como si fuera la canal del Garbí (donde tán bien lo pasamos una tarde del verano pasado) pero la verdad es que podría haberlo subido hasta mi hija (esta parte le hubiera encantado aunque dudo mucho que hubiera querido subir hasta aquí para poder hacerlo). Pero la inmensa vista te reconforta con el mundo y nosotros lo necesitábamos ese día. Para volver a Segart, siempre con la silueta del pueblo a la vista solo hay que coger el camino que baja por la parte de atrás hasta llegar en una rápida bajada hasta la pista que habíamos abandonado antes de coger el camino de última subida (la que empezaba a bajar, si recordaís lo escrito antes) y dejarse llevar hasta este tranquilo pueblo de la Calderona que tantos y tan amenzados tesoros contiene. No os pongo fotos porque como ya os he dicho, íbamos tan encegados con la conversación y el mal humor que se nos olvidó hasta sacar las cámaras. Pero si podéis no dudéis en hacerla con las indicaciones que os he dado porque os encantará. Es una ruta ideal para superar disgustos.
De 2007_10_14 El Xocainet

5 comentarios en “La Mola de Segart – La Calderona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s