La Mallada del Llop – La Serrella desde el Puerto de Confrides

Mallada del LLop - Serrella 046   048

No se si también os pasa a vosotros; ni siquiera sé si está bien decirlo pero… cuando uno sale con cierta frecuencia a la montaña acaba preparándose la mochila de la manera más rutinaria.

Hace unos años, en mis primeras salidas ya la tenía el lunes anterior a la vista para que, a lo largo de la semana, estar atento hasta el último detalle. En los últimos tiempos, rara es la vez que no la prepare el día anterior a las doce de la noche.

Pero cuando el objetivo montañero de esa semana es la Serrella aquello vuelve a convertirse en el ritual que una vez fue, hasta adquirir la trascendencia parecida a cuando uno se prepara para una gran ceremonia.

Y eso es lo que me sucedió el otro día: no solo estuve mimando a mi inseparable compañera de la espalda con todo tipo de lisonjas senderistas sino que, con la ola de frío “siberiano ja, ja, ja… antártico diría yo…” fui yo mismo a quien quise dedicarme un cuidado metódico preparando todo con diligencia excepcional… que si el polar, si el cortavientos, la braga para el cuello… los guantes, las botas…  el gorro de lana … ¡las polainas!…

     ¡Y es que la Serrella es mucha Serrella!

     Estuve tanto tiempo preparándome toda la excursión que hasta mi mujer me soltó un… “¡chico, ni que fueras a casarte!”

No sé si ese día iba de boda pero os puedo asegurar que… ese día…

¡La novia vestía de blanco!

Mallada del LLop - Serrella 078 - 081

     ¿… Emili Bolumini…, supongo?

     Habíamos quedado en las calles de Benasau con el más intrépido explorador de las inmensas montañas de la Marina y todo el Norte de Alicante.

Siempre había abordado esta gran cadena montañosa que es la Serrella desde las laderas de la parte norte, quizás las más publicitadas en los círculos senderistas por esos deslumbrantes polos de atracción que son “els frares”, el barranco del Moro en Fageca, la nevera de Noguer en Famorca ó el impresionante barranco de la Canal al este.

A lo mejor también tenía que ver la lejanía de su cara sur para los que venimos de Valencia que siempre acabamos considerando demasiado remotas las opciones desde el Valle de Guadalest.

El caso es que ese veterano caminante que es Emili se había prestado a acompañarnos y mostrarnos todas las bellezas escondidas en esa, para nosotros, desconocida parte de la sierra y, a fe nuestra, ha sido una de las mejores decisiones que hemos tomado en mis últimas y escasas salidas montañeras.

Mallada del LLop - Serrella 018 - 19

Con un frío del demonio nos condujo al inicio de “su” ruta en un paraje con un nombre tan sugerente como “el Rincón del Olvido” en el puerto de Confrides.

Repasando los mapas de la Serrella y los libros de Rafael Cebrián, me había hecho a la idea de que subiríamos rápidamente a las partes altas de la Sierra por el camino que asciende desde ese paraje a la zona de Els Bardals y el Coll de Borrell.

Nada más lejos de todo eso… iniciando el recorrido por la pista que lleva al Mas de la Canaleta, pronto la abandonamos para seguir por sendas que solo conoce Emili… dos jabalíes y cuatro cabras montesas de la zona.

De hecho ni siquiera os puedo asegurar, que con la nieve caída, estuviéramos siguiendo ninguna senda. Allí no habían caminos, pero como si de algo mágico se tratase, acababan emergiendo bajo las botas de Emili. No se por qué me vinieron a la cabeza los versos de Machado… “caminante no hay camino, se hace camino al andar” pero, admirando su paso seguro, no me pude quitar de la cabeza en todo el día la pegadiza melodía con la que Serrat obsequió a aquellos poemas.

Mallada del LLop - Serrella 024 - 027

Y conforme cogíamos altura con nuestros pies fue cuando me apercibí que, la alternativa que había elegido Emili para hoy, era la mejor opción para admirar la verdadera dimensión de esta enorme Sierra.

Desde el primer momento se despliega ante tus ojos en toda su amplitud y altura… incluso tienes a la vista  la totalidad de sus principales cumbres: el Serrella (ó Recingle Alt como también se le ha bautizado en muchas ocasiones), la Peña del Heura, la Finestra (impresionante Arco Natural a los pies del Collado Borrell), ¡el Pla de la Casa!, el Regall y… nuestro objetivo de aquel día:

 ¡La Mallada del Llop!.

     Todo eso es algo, que si desmerecer en nada por ello, no sucede en la parte Norte donde las cumbres juegan al escondite contigo hasta que estás encima de ellas.

Hacía un frío del carajo y recordé las palabras que mi mujer me había lanzado esa mañana. ¡Chicos, hay quien va a casarse a la Almudena, al Pilar ó a la Macarena…! ¡Yo ese día me iba a casar a la Serrella, la catedral de la montaña alicantina!

Y bajo el enorme campanario con su cruz del Pla de la Casa, iba del brazo de mi padrino Emili mientras sonaba la marcha nupcial en el Portet de Fageca.

Mallada del LLop - Serrella 028 -  030

Y subíamos los últimos escalones al altar de la Mallada del LLop y allí estaban, aplaudiendo nuestro esfuerzo, todos mis invitados vestidos de blanco como en una fiesta ibicenca: Aitana y Puig Campana… el Maigmó y la Mitgjorn… Mariola y el Montcabrer, Almudaina y Alfaro, la Bernia y el Cavall Verd, la Xortá y el Cocoll… no faltaba nadie a la ceremonia ni siquiera los amigos que venían de Valencia… el Benicadell, el Safor, el Montduver, la Cuta, yo que sé, sería muy largo citarlos a todos…

Me hubiera gustado ser un rey moro para casarme con todas aquellas montañas pero, después de haber tenido relaciones con todas ellas… yo ya he elegido a la favorita de mis concubinas:

¡Mi Serrella!

     Y, permitidme el chiste, ¡ahora entiendo como los sultanes otomanos llamaron Serrallo a sus más bellos palacios y harenes!… algo les quedaría de los siglos que pasaron aquí, admirando el prodigioso escenario que envolvía sus tierras conquistadas.

Mallada del LLop - Serrella 073 -  077

No fue arroz sino una lluvia de alfileres helados lo que dio final a la ceremonia y no hubo mucho tiempo para las fotos de familia. Ni siquiera fui capaz de encender una traca.

Un viento gélido que cortaba la líbido montañera y que podía adelantar la noche de bodas, cuando aún no habíamos abandonado el santuario de la ceremonia, provocó que decidiéramos no entretenernos tanto con los invitados y encamináramos nuestros pasos de vuelta al coche nupcial.

Solamente me entretendré en contaros una anécdota: cuando quisimos hacernos la ultima foto en el pilón del vértice geodésico de la cumbre de la Mallada y me quité los guantes para ello, fui incapaz por la tremenda baja temperatura de poder encuadrar aquella instantánea. Me llevaría cuarenta y cinco ó sesenta segundos hacerlo y correr para entrar en el encuadre. En tan breve espacio de tiempo ya no encontraba el modo de poder volver a colocarme los guantes con el agarrotamiento de los dedos y el dolor horroroso producido por el frío.

Abrigados hasta los dientes recorrimos toda la cresta de la Sierra en una estampa que me recordaba las viejas fotos de exploradores como Bering, Scott ó Admunsen en sus tremendas aventuras polares.

Dicen que el cuerpo de Scott quedó para siempre en la Antártida tras conseguir llegar al Polo Sur. Yo conseguí traerme mi cuerpo de vuelta a casa, pero el corazón…

¡El corazón se me quedó en la cima de la Mallada!

.

     Podéis echar un vistazo a las fotos que el frío me dejo hacer aquel día, algunas de ellas inacabadas. Pinchad en el recuadro:

Mallada del LLop – Serrella

Si tenéis curiosidad podéis echar un vistazo en el siguiente enlace a todas nuestras aventuras pasadas en esta magnífica Sierra, quizás la más impresionante de nuestras montañas, con permiso de cientos de ellas:

https://acelobert2010.wordpress.com/tag/serrella/

Anuncios

12 comentarios en “La Mallada del Llop – La Serrella desde el Puerto de Confrides

    • Moltes gracies una vegada més Oscar. Si has disfrutat la meitat de lo que jo ho faig en “A un tir de pedra” ja ha valgut la pena entretindrem en contar les meves aventures. Salut i montanya.

  1. Hola Salva,

    Contactamos contigo desde aquí porque no hemos encontrado tu mail de contacto… Nuestro club está preparando unos cursos de iniciación a la montaña para jóvenes. Estamos preparado un tríptico y nos gustaría utilizar una foto de tu blog, que seguimos a menudo, para la portada del mismo, concretamente esta: https://acelobert2010.files.wordpress.com/2011/04/p1050861.jpg

    Estaríamos muy agradecidos si nos dieras tu consentimiento para poder utilizarla, incluiríamos el pie de foto con los datos que nos indicases.

    Gracias y un Saludo
    CLUB ALPÍ GANDIA
    info@clubalpigandia.com

    • Ya me pongo en contacto con vosotros en vuestra dirección de correo. Muchas gracias por vuestro interés. No creo que haya ningún problema pero la foto no es mía. Debo consultarlo antes. Salut i montanya.

  2. Me has ilustrado mucho con tu lectura, la realidad es solo eso, una realidad con un ligero relieve de realismo, pero no mucho.
    Reconozco, que nunca uno acierta plenamente, yo llevaba mucha ropa, pero recibir una ventisca de esa consideración, (yo lo consideraba -9 más el equivalente a la ventisca -7, hacen un computo de -16 en sensación de frío) en esa chimenea que supone la subida por Facheca, cuando vas recorriendo esa crestería, la verdad era dramático, yo tuve que salir cortando (corriendo como una liebre) para terminar el calvario que suponia el recorrido, despues os espere en un abrigo de roca, no podia resistirlo, los guantes, ¿de que servian esos artilujios, si no quitaban la congelación?, recuerdo que Juan Carlos me hablo yo intenté artilular palabras y coñ….., no me salia la voz, las articulaciones de la cara las tenia bloqueadas.

    La excursión fue hermosa, porque hermoso es el entorno, no hay duda, yo le tengo pateado por toda esta vertiente, y me place mucho; la he hecho con nieve y con mi compañero de viaje, que es incansable, vamos disfrutando de esto, que yo si lo denomino vida.

    Tu cantabas lo de Serrat, yo de verdad he vuelto a descubrir a nuestro poeta Joan Bautista Humet, y siempre recuerdo sus letras y canciones y en ellas muchas veces retengo mi pensamiento.

    Hay muy buenas excursiones, un dia de estos os invitaré a subir a Montcabrer por dos rutas distintas, la de los Buitres y la de la crestellera desde la Font de Mariola y Bolumini.

    Te confesaré una cosa (lo diré bajito para que no me lean, ni oigan) sois unos compañeros fantásticos, es un placer compartir excursiones con vosotros, hasta que un dia hartos de tanto pedregal y caminos in-encontrados, me envieis a hacer puñetas. CON TODA LA RAZON

    • Ja, Ja, ja…. una abraçada, amic Emili. El plaer es nostre. De veres que ha sigut una enorme sort haver-te conegut. Tenim molt que disfrutar junts à la montanya perque es atrapen les mateixes coses. Bona prova d’alló ho tindrás demá en les umbries de Bernia. Ja ansie que pasen les hores per a tornar a caminar un altra volta.

  3. No he visionado la crónica de la excursión a Bernia, por la humbría.

    Resultó no muy larga y si muy entretenida, ocurre que el gabinte de prensa y fotos, se quedó retrasado…………………, esta gente……………, y nos hemos quedado sin narración y sin fotos del final, menos mal que yo reemplace en temas tofograficos, pero espero la promesa de Paco, que me dijo me enviaria la forma de expedir las imagenes. Y ESOY SENTADITO ESPERANDO.

    Anda no te escaquees, que te quiero ver en la de Benicadell – Montcabrer. Un bocadillo de esos que se come Juakar, que dura solo dos o tres minutillos.

    Dinos algo al respecto.

    Un saludo

    3mil

    • Me temo Emili que te has dejado por leer alguno de mis correos, ja,ja,ja.
      Como ahora, desgraciadamente, no tengo tiempo para escribir una crónica, ya te envío un correo y en breve cuelgo aunque sea las fotos.
      Un abrazo y, en breve, espero poder reincorporarme a esas grandes aventuras montañeras que estamos compartiendo.

  4. Hola Paco ya lo creo que la Serrella es mucha Serrella. El año pasado estuvimos por allí , vimos los frailes , subimos a pico Serrella y al Pla de la Casa y te tengo que decir que me lo pase genial. Tu crónica me a traído muy bueno recuerdos de esa fantástica jornada.
    Saludos

    • Amigo, Jose Ramón, es una pena que os pillen tan lejos estas montañas y solo puedas guardarlas para las grandes ocasiones. Pero con tu entusiasmo seguro que las acabarás conociendo y disfrutando todas. ¡que nunca te pese la distancia y que las goces como aquel día de Bernia ó la Serrella! Por cierto, me quedé con ganas de ver el video de aquella ruta del Pla de la Casa y Els Frares en el programa de “senderistas valencianos” que os acompañaban. No se si es que hubo algun problema técnico y al final no se editó. Salut i montanya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s