Eslida – Alt del Aljub – Barranc de l’Oret – PRCV 352

IMG_4038_IMG_4041Creo que ya os he hablado en alguna ocasión del carácter terapéutico de la montaña. Sinceramente, estoy convencido, sobre todo en estos tiempos de la consabida crisis, que la Seguridad Social ahorraría mucho dinero y entre todos ayudaríamos a bajar el déficit público, si ordenara a todos sus médicos que en vez de recetar media farmacia a los pacientes, los enviara directamente a andar a la montaña. El otro día me fui a caminar con una tos de miedo y volví como si me hubiera aspirado toda una botella de “ventolín”. En otras ocasiones, las servidumbres de la vida cotidiana me han llevado a un estado de nervios, (¿quién no se ha encontrado alguna vez así?) y antes de acabar desquiciado me he escapado a la montaña. Os puedo asegurar que a la hora de ir caminando ya no me acordaba de nada de lo que me había llevado a esa situación.  Muchas personas resuelven este problema acudiendo a uno de esos balnearios modernos que se ha dado en llamar “centros de spa”. Chicos, creo que ya os he contado en alguna ocasión este chiste, pero yo conozco el mejor centro de spa de toda la Comunidad Valenciana: no te exige nada a cambio, está abierto las veinticuatro horas del día y los trescientos sesenta y cinco días del año y encima… ¡es gratis!: el…

           Spa – Dan

 

IMG_3953

Hacía mucho tiempo que no andaba por Espadán y eso es algo que hago intencionadamente. Cuando descubrí por primera vez esta increíble Sierra ya no quería ir a ningún sitio más. Me resultó tan subyugante su enorme tamaño con miles de caprichos de la naturaleza, sus enormes colosos de rodeno, sus bosques de cuentos de hadas, el magnífico estado de los senderos de herradura moriscos , la presencia de cientos de fuentes en lugares bucólicos, su… hasta que… ¡tuve miedo! ¡Tuve miedo de agotar su capacidad de sorprenderme! Y me alejé de ella… ¡Me alejé de ella para no perder su capacidad de fascinación! ¡No podía soportar la idea de que algún día me pudiera cansar de ella!…

Es curioso, ahora recuerdo que una vez leí una novela que hablaba de una arrebatadora historia de amor similar.

IMG_3986_IMG_3988

El caso es que el otro día pasaba por EIMG_3981slida y me metí al centro de visitantes del Parque Natural. Todo un regalo para los ojos y estupendamente atendido por una amabilísima empleada. Fue ella la que me comentó la recuperación de nuevas sendas en el término municipal: el PR-CV 384, que recorre las principales fuentes de los alrededores; el SL-CV 101, que conecta con el Coll Roig por el Alt de la Costera y, entre ellas, el PR-CV 352, con epicentro en el Alt del Aljub.

“¡Vaya!”, pensé… “nunca he subido al Alt del Aljub”.

Es cierto. Es una cumbre que siempre he ido evitando más que nada por el tema de estar coronada por unas enormes antenas de comunicación. Como a todo caminante, eso es una situación que no me agrada nada, sobre todo por el impacto visual y medioambiental. Pero cierto es que soy un fanático de las nuevas tecnologías así que hace tiempo que ya me tragué mi orgullo montañero y he pasado a un estado de esquizofrenia senderista en el que las acepto por necesarias, aunque no me gusten. En fin, ¡como tantas cosas en la vida!

Eché un vistazo al folleto y al diseño del recorrido que lo conecta con el barranco de l’Oret, por donde circula el impresionante trazado del GR-36, y no tuve la menor duda: en cuanto pueda me vengo a Eslida.

Y llegó el día y nada más aterrizar, Espadán me recibió con el mejor de sus tónicos: el carajillo del Bar Paquita de Eslida, un elixir digno de esta tierra de dioses y al que incorporan miel, uno de sus productos más prestigiosos.

En muy escasas ocasiones suelo alegrar mis mañanas con alcohol pero… ¡menos mal que nadie hace los carajillos como en Casa Paquita!

Así que, bien reconfortado para esa mañana desapacible de invierno, me dirigí al inicio del sendero, casi en la salida del pueblo en dirección Artana. Un panel informativo te reenvía hacia la plaza del Molí, encrucijada y verdadero punto de salida de todos los senderos que os nombraba hace unas líneas. No sé que ocurrirá con el trazado urbano de los otros recorridos pero, con el PR-CV 352, sus organizadores parece que hayan querido establecer un pequeño juego ó reto con el senderista. Se trata de conseguir salir del pueblo por sus laberínticas callejuelas, no ayudado por las tradicionales marcas amarillas y blancas en paralelo sino descartando las callecillas no adecuadas mediante las también típicas aspas de los mismos colores. Al final, con esa lógica consigues salir a la carretera de Chovar donde encuentras un nuevo punto de confusión: unas marcas amarillas a la izquierda, sin más indicación y que en realidad corresponden al trazado del sendero de las Fuentes. Hay que seguir durante un centenar de metros por la carretera y es entonces cuando encuentras el punto donde se abre y cierra el circuito que nos ocupa hoy. A partir de este momento ya no hay lugar para la confusión y todo el trazado está perfectamente indicado. No estaría de más que los promotores del sendero reflexionaran sobre mis palabras, porque todo esto puede resultar problemático para alguien que no esté debidamente informado.IMG_3932_IMG_3940 Mi consejo es que una vez llegado a ese punto continuéis la ruta en el sentido de las agujas del reloj, que es como va ganando en intensidad hasta conseguir toda una mascletà de sensaciones en su parte final.

IMG_3941_IMG_3943

Y los primeros cohetes, de esa gran traca de Espadán, los echa el sendero en el cercano barranco de Chovar. Se trata del antiguo camino vecinal entre las dos localidades y nace en una pronunciada curva de la carretera, muy próximo al poste indicador del inicio. La senda se abre paso entre los rodenos y el riachuelo que alegra con su cristalina música el silencioso paso del caminante. Empezamos a tomar altura dejando a nuestras espaldas la inmensa panorámica que se crea entre los bordes del barranco y que enmarca el horizonte con la Sierra del Desert de les Palmes. Superamos los restos de un antiguo incendio mientras la Sierra se apresura en reconstruir este gran teatro de la Naturaleza para dejarlo todo como ese Liceo ó ese Fenice que alguna vez fue. Pasamos junto a la Mina Blavet , de la que me hubiera gustado conseguir algunos datos pero me ha sido completamente imposible, ni siquiera en toda la información oficial que circula sobre este recorrido.

IMG_3983_IMG_3985

Desgraciadamente la senda escogida acaba en la pista asfaltada que conduce a las antenas del Alt del Aljub. Empieza aquí la parte más deslucida de nuestra ruta…¡que poco nos gusta a los caminantes el asfalto!. Sé que existen otras formas de subir al pico, sobre todo, antiguos caminos que suben desde el mismo Eslida pero que hoy en día están en total abandono, aparte de que hay que conocer muy bien su situación. Yo, aquel día, marchaba solo y no era cuestión de asumir ningún riesgo. Tiempo habrá de descubrirlas  y encontrar una solución de mayor altura montañera para esta ruta.

Pero por poner una nota positiva a esa opción de ascender por la pista cementada, el recorrido te permite un enorme travelling por las enormes panorámicas de toda la sierra, algo que es difícil de disfrutar en la cumbre que nos ocupa porque la copa de  los enormes árboles que la circundan te complican la plácida mirada. Envidié al guarda de la instalaciones que desde su cobijo en las alturas se guardaba el lujo del enorme espectáculo de trescientos sesenta grados.

IMG_3957

¡Impresionantes las primeras luces del día, filtradas entre las nubes, sobre el Mediterráneo, con el sinuoso perfil de las grandes sierras valencianas y alicantinas y cerrando el encuadre con el fabuloso Montgó, a más de cien kilómetros de nosotros. Al este el Nevera, el barranco de Ajuez con sus castillos de rodeno y la rocosa mole del castillo de Castro en Alfondeguilla. Al Norte la extensa mirada desde el Bartolo al Penyagolosa y al Oeste el inmenso mar de montañas de Espadán, la Calderona y hasta las nevadas cumbres de Javalambre.

Nunca me he arrodillado en una Iglesia pero, en un arrebato, no pude evitar hacerlo por primera vez en mi vida para rendir culto a semejante estampa de la Naturaleza y adorar a todos mis ídolos reunidos, en acción de gracias, como solo lo haría un profano.IMG_3989_IMG_3990

IMG_3973_IMG_3980

Rodeando las instalaciones uno acaba encontrado las indicaciones del camino, que afortunadamente busca rápido la roca desnuda de la montaña por una lujuriosa senda esculpida en mil recovecos en la cresta de la Solana del Bellota, la montaña que nos va a acompañar con su elegante presencia a la izquierda. La verdad es que uno se queda mirando el fácil cresterío que se extiende hacia el Bellota, el Cerro Gordo y el lejano Pico Espadán, y tentado está de olvidar los objetivos del día para abandonarse al puro deambular por estos cerros divinos.

Pero es que aquí nunca se acaban las sorpresas: como una herida en la tierra nace una larga línea de trincheras de la pasada guerra civil española y que no nos va a abandonar hasta el Collado Borras. Se encuentra en muy buen estado y tan sólo necesitaría una buena limpieza para recuperar esta reliquia del pasado bélico, digamos que… ¡reciente! ¡Cómo eché de menos a mi amigo Jose y lo que hubiera disfrutado enredando por estos vestigios del triste acontecimiento! Seguro que en cuanto se lo cuente se sube aquí en un pis-pas.

Afortunadamente, donde un día crecieron los fusiles entre las rocas, hoy lo han hecho esbeltos pinos y alcornoques que juran amor eterno a esas “rojas” rocas y algunos hasta se arriman descaradamente a ellas.IMG_4021_IMG_4024

IMG_4018_IMG_4020

Y si la ruta ya había ido paulatinamente ganando enteros,  la mecha de esa traca, que encendíamos al principio, coge velocidad al llegar al Collado Borrás. Abandoné la idea de subir al enorme Batalla para otro día y me dejé sumergir, siguiendo las marcas del GR-36 en las húmedas entrañas del barranco del Oret, uno de esos parajes que es capaz de levantar la líbido montañera de un muerto… Un barranco que es un perfecto resumen de todo lo que Espadán es capaz de regalarte y que ya os citaba al principio: toda una explosión de una vegetación exuberante entre rodenos, el agua de los torrentes, la tierra roja, esos alcornoques, desvestidos muchos de ellos de su piel para nuestras botellas de cava y que a mí, en estos días del inicio del año, se me antojaban como esos almanaques de chic@s estupend@s con poca ropa que tanto abundan en estas fechas.

Y cuando creemos que todo está acabando, la senda aún te desplaza hasta remontar un último collado tras la Font de les Escaletes y explotar su último “masclet” en la espectacular bajada al castillo de Eslida.

Sé que podéis pensar que soy fácilmente impresionable… sé que podéis pensar que soy un exagerado… sé también que a lo mejor debería verme un profesional de la medicina… y sé que podéis pensar, por algunas palabras, que aún estoy bajo los efectos del carajillo. Quizá tengáis un poco de razón todos vosotros pero yo me voy a despedir con mi propio diagnóstico: Simplemente… Espadán… “me tiene hechizado”.

IMG_3994_IMG_4003

Si a alguien le apetece seguir leyendo sobre estos fabulosos parajes os dejo un enlace a la crónica sobre el SL-CV 101 al precioso Alt de la Costera:

https://acelobert2010.wordpress.com/2010/03/26/senderos-de-eslida-el-sl-cv-101-alt-de-la-costera/

Tenéis acceso a un álbum de fotos pinchando abajo:

PR-CV 352 – Eslida – Alt del Aljub

21 comentarios en “Eslida – Alt del Aljub – Barranc de l’Oret – PRCV 352

  1. He recorrido la ruta que describes, y no exageras nada. Y la he recorrido antes de leer esta divina crónica, que ya quisiera haber escrito Camilo José Cela, porque tras leerla hubiera cogido la mochila, fuera la hora que fuera, el día que fuera y el tiempo que hiciera y hubiera salido de casa como una centella a recorrerla. Felicidades, no dejes de recorrer nunca esas sendas de montaña que tanto nos fascinan, pero sobretodo no dejes de escribir lo que tus sentidos te cuentan con esa prosa tan espléndida de que eres capaz. Esteban Cuéllar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s