El barranco de Malafí y la Sierra Alfaro – Tollos

Barranco de Malafi

El Barranc de Malafí desde lo alto de la Sierra de Alfaro

     Hace unos años tuve la gran satisfacción de realizar un viaje por los Parques Nacionales de Utah y Arizona, en los Estados Unidos. Era una fijación desde niño, quizás por haber pasado muchos sábados de mi infancia viendo las mil y una películas de indios y vaqueros del gran maestro John Ford.

     Pero, tranquilos… no os voy a contar mis batallitas por aquellas tierras… Necesitaría cinco años por lo menos para contaros todo lo que disfruté en aquellas tierras del río Colorado.

     Pero me ha venido a la cabeza ahora una anécdota que me sucedió allí y que me viene a colación por algo que nos pasó el otro día cuando nos disponíamos a recorrer el barranco de Malafí y la Sierra de Alfaro.

     El caso es que tuve la enorme suerte de tener a un guía de excepción por aquellos lugares de fábula… ¡vaya, ahora no consigo acordarme de su nombre!… pero si que recuerdo que resultó ser un profesor de la Universidad de Atlanta y que dedicaba su tiempo de verano a mostrar su tierra natal con una pasión como pocos son capaces de hacerlo.

Barranco de Malafi 008

Laderas de la Sierra Alfaro desde el Barranc de Malafí.

     Estábamos compartiendo juntos un lamentable café americano cuando le pregunté por su especialidad en la docencia y me llevé la sorpresa de mi vida con su contestación.

     Resulta que era profesor especialista en…

¡¡¡literatura valenciana!!!

     ¡No me lo podía creer!… a 10000 kilómetros de mi casa y un “yanki” que había traducido y publicado el “Tirant Lo Blanc” en los Estados Unidos. Me habló de Jaume Roig, de Joanot Martorell, de Ausias March… de no sé cuantos clásicos más… y además… con un entusiasmo y una sabiduría que llegaron a avergonzarme…

¡de mi ignorancia, claro!

     El caso es que en un momento de la conversación le comenté aquello de…

    -“Tendrás que viajar mucho a Valencia para tu trabajo de continua investigación y documentación, ¿no?…”

     Aún se está riendo el hombre con mi pregunta. Cuando se la pudo aguantar un momento me respondió:

     -“No, hombre,no… yo cuando voy a Valencia voy a divertirme y a pasar todo el día de fiesta”

     Y esperaos, que ahora viene lo mejor:

     -“Aquí en mi país tenemos más información sobre el tema… ¡que en toda la Comunidad Valenciana!”

Barranco de Malafi 049 - 053

Emili, Paco y Walter en lo alto de la Sierra Alfaro

     -“Hola, me llamo Walter. Soy de Suiza”.

     Le tenía ganas al Barranc de Malafí y ya no solo por interés puramente caminante y la singularidad de su paisaje sino por haber sido protagonista de algunos pasajes de nuestra historia más dramática.

     Había estado preparando la ruta toda la semana… había revisado a todos mis autores de referencia: Rafael Cebrián, Esteban Cuellar, Teresa Casquel, el maestro Cavanilles… y había consultado también el trabajo de los mejores internautas (quisiera hacer una mención especial a la laboriosa aproximación a la ruta de Oscar Martí de “A un tir de pedra”… ¡haréis mejor en leer su web que perder el tiempo conmigo si queréis ir allí a conocer todo aquello!).

     El principal problema con el que me encontraba era sobre todo de intendencia: Tollos y Castell de Castells nos resultan a los valencianos dos de los pueblos más remotos de la provincia de Alicante. Probablemente muchas veces hacemos muchos más kilómetros para realizar otras rutas que tienen un acceso mucho más cómodo pero la situación de estas dos pequeñas localidades, en lo más abrupto de la comarca del Comtat, habría robado mucho de nuestro tiempo de caminar para los largos desplazamientos y rodeos en vehículo entre el inicio y el final… de un itinerario lineal.

Xortá

Castell de Castells a los pies de la sierra Xortá.

     Mucho me temo que este contratiempo no era yo el primero al que se le presentaba y la mayoría de los autores apostaban por hacer el recorrido de ida y vuelta por el interior del barranco, con algunas variantes como nos presentaba Oscar en su página, ó una opción que popularizó Esteban Cuellar en uno de sus libros y en la que se remonta la sierra de Alfaro, mucho más allá del Pla de Petracos para regresar al punto de inicio por una horrible pista forestal.

     Mención aparte tendría el recorrido integral del PR CV 168 en el que volverías por Famorca, Fageca y Benimassot, pero eso yo se lo dejo a los corredores de maratones montañeras (casi cuarenta kilómetros de recorrido y “nosecuántas” horas de caminar). Esa opción es solo recomendable para…

¡el que no tenga familia!

     Como no tengo GPS pero si una gran afición al Google Earth ya me había olido yo algunas viejas sendas en el escabroso perfil de la Alfaro sobre el barranco aunque seguía dudando de su viabilidad al no conocer bien el terreno y la vegetación que me iba a encontrar. Además, pensaba que si otros caminantes mucho más experimentados que yo no las habían utilizado…

¡a buenas horas iba a jugar yo a Doctor Livingstone!

Barranco de Malafí - Sierra Alfaro

Walter, sobre el perfil de la Serrella

-“Bueno, que sea lo que el diablo quiera, ya veremos sobre la marcha lo que hacemos”…

     y hasta allá lejos nos fuimos Emili, Juankar y yo.

     Y allí estaba el diablo esperándonos a la puerta de Tollos…

-“Hola, me llamo Walter y vengo de Suiza”.

     No supimos reconocerlo como diablo en un primer momento y eso que acabamos haciendo… no diría lo que él quiso pero si…

“lo que él había venido a hacer”.

     Además, si tuviera que haber hecho una apuesta la habría perdido… ¡por su aspecto divino a lo Edmund Gwenn, el entrañable profesor del Calabuig de Berlanga…!

Me acabo de jubilar y vengo a recorrer las montañas de la Comunidad Valenciana y España

     “Este hombre es mi héroe”… pensé… “mi sueño de algún día hecho realidad

     No hubo que pensar mucho para dejarse caer en la tentación de compartir el camino.

Barranco de Malafi - Inicio del Barranco

Barranco de Malafí – Inicio de la senda desde Tollos.

     Y fue así como, siguiendo las huellas perfectamente señalizadas del PR CV 168, nos introdujimos en el espectacular barranco de Malafí.

     Consiguió extraer mi lado más extrovertido y al rato ya estaba yo hablándole sobre los espíritus que poblaban este dramático paraje de nuestra historia. Y le conté como vagaban, entre los fabulosos peñascos, las almas errantes de un pueblo que habitó entre nosotros hasta hace cuatrocientos años… y que fue obligado a huir por este y otros caminos hasta una montaña emblemática unos kilómetros más adelante…

¡el Cavall Verd! …

     y que muchos no llegaron… y fueron masacrados por los Tercios cristianos a la salida de este barranco… ¡en la explanada del Pla de Petracos!… y otros muchos murieron en aquella montaña… y otros miles, fueron embarcados y desterrados, en el puerto de Denia.

     Pero también le dije que no acababa allí todo el encuentro de este barranco con la Historia… que en el Neolítico ya nuestros ancestros decoraban algunas de sus paredes con enormes dibujos esquemáticos con una gran carga religiosa… que a pesar de su estrechez había tenido una relativa importancia en el comercio de la nieve de las inmensas montañas que nos rodeaban… y por aquí el arroz y el pescado de la costa encontraban su camino al interior de nuestras tierras… y además fue una importante ruta de la trashumancia entre la Vall d’Ebó y Benimassot conocida como la Colada dels Angels,… porque colada es como se llama a las cañadas con menos de veinte metros de ancho y… de los Angels,…digo yo… porque éste es…

¡un rincón del Cielo!

Barranco de Malafi

Panorámica del Barranco de Malafí.

     Y fascinados con la cabeza siempre hacia ese cielo deleitándonos con los caprichosos peñascos y las enormes paredes calizas de la Sierra Alfaro, ni siquiera intuimos la presencia de un jabalí que nos salió al paso. Nos estuvo observando tan entretenidos que nos dio los buenos días y prosiguió su camino sin que en ningún momento llegáramos a inquietarnos.

     Y es que yo, más locuaz que nunca, seguía contándole a Walter todas las cosas que se me ocurrían de este barranco. Otro me hubiera pedido que me callara ya… pero Walter, con el rostro paciente del que ya no tiene prisa, almacenaba palabras para sus largas caminatas en soledad por estos inmensos y silenciosos territorios.

    Y le conté que por aquí huyeron los treinta bandoleros que cometieron uno de los robos más famosos de todas estas comarcas: la banda de Pep el Tona que a mediados del siglo XIX tuvo el atrevimiento de secuestrar a todo la acaudalada población del cercano Benimassot, de encerrarlos en su iglesia y conseguir un botín de leyenda.

    Se dice que hoy en día, en algunas ceremonias familiares de la comarca de la Marina, aún se transfieren de padres a hijos algunas de aquellas monedas y alhajas de oro.

Barranco de Malafi

Barranco de Malafí en dirección este desde lo alto de la Sierra Alfaro

     Decidimos almorzar justo allá donde el barranco se une a la carretera que viene de la Vall d’Ebo, camino del Pla de Petracos y la ya cercana Castell de Castells. Y mientras dábamos cuenta de las mejores viandas para un día de largo camino sorprendí a Walter con un librillo en la mano y mirando de reojo a las abruptas laderas que nos rodeaban.

     No me llevé la sorpresa de mi vida porque uno ya se lleva pocas de esas hoy en día, pero allí… en sus manos… tenía la respuesta a todas las dudas que yo me había planteado durante la semana. Todo lo que yo no había conseguido encontrar en mis libros, en mis mapas ni en el inmenso océano de Internet, se concentraba, de forma muy concisa en aquel pequeño tomo de una editorial alemana y que él traía de su querida Suiza…

¡acabáramos…!

     Y es que justo en ese punto en que el barranco traza un enorme ángulo de noventa grados… en su perpendicular a la Sierra… se adivina el pequeño rastro de una senda, que solo conocen cuatro cabras, dos jabalíes y unos cuantos suizos y alemanes.

     De haber tenido que aventurarme por ella, sin la presencia de Walter, no hubiera apostado ni cuatro euros porque fuera capaz de llevarnos arriba y ya me imaginaba, como en tantas otras veces vividas, enmarañado entre gigantescas aliagas. Pero lo cierto, es, que sin ninguna demora, te conduce a la parte alta de la Alfaro, incluso respaldada por algunos hitos de piedras teutonas.

Barranco de Malafi - Emili llega a la pista

Pista de la Sierra Alfaro – Conexión con la senda que sube desde el Barranco de Malafí.

¿No habrás sido tú profesor, verdad?”

-Si, ¿cómo lo has adivinado?

-¿En los Estados Unidos?

-He vivido allí pero… era profesor de historia…

…en la Universidad de Oaxaca en Méjico… por eso hablo español.

     Os juro que hasta ese mismo momento no había caído en ese detalle de su dominio del castellano.

¡Todo el día hablando yo y callando mi amigo Walter!

Sierra de Alfaro

La Xortá, la Penya del Castellet y Puig Campana al fondo a la derecha.

     Y fue así como recorrimos toda la parte alta de la Sierra de Alfaro, asomándonos a los abismos del Barranco de Malafí, mientras me embobaba escuchado todos los detalles de su envidiada vida como cooperante en Centroamérica… y le imaginaba subiendo a todas las excepcionales montañas que nos rodeaban… la Serrella… la Penya del Castellet… la Xortá… el Cocoll el Cavall Verd… la Almudaina… la Foradadael Benicadell… la Mariola y el Montcabrer… hablando todo lo que no hablaría esos días… y hablamos de las pinturas del Pla de Petracos… y él me habló de “La cueva de los Sueños Olvidados” de Werner Herzog… y me fui corriendo a verla… antes de que los exhibidores valencianos se arrepintieran de haberla proyectado… y…

     …chicos, ir corriendo al Barranco de Malafí y a la Sierra de Alfaro… No encontraréis a Walter, estaréis tan encantados que ni veréis al jabalí  y no se si yo os habré sabido transmitir mi emoción, con la escritura de un Herzog de cuarta fila, para hablaros de esta sierra y este barranco de los sueños olvidados… pero no esperéis a que vengan a contarnos las maravillas escondidas que tenemos desde alguna editorial germánica ó algún profesor norteamericano.

     Como repetía mi amigo Walter, con su acento mejicano, cada vez que se sorprendía con la fascinante mirada…

¡ándale!

Bajada de la Sierra al inicio del Barranco de Malafí

Bajando de la Sierra Alfaro al Barranco de Malafí.

Tenéis un pase de diapositivas pinchando en la foto de abajo:

El Barranco de Malafi y la Sierra de Alfaro
Anuncios

14 comentarios en “El barranco de Malafí y la Sierra Alfaro – Tollos

  1. Una bonita historia, Paco. Y sobre todo la forma en que la cuentas.
    Me ha encantado.
    Habrá que volver por esas sierras alicantinas, aunque no tendré la suerte de encontrarme con tipos como Walter.
    Un abrazo.

    • Gracias por estar ahí, Paco. Aún tengo pendientes tus crónicas pirenaicas. Los terribles incendios de este verano me habían dejado en un estado de apatía total y había perdido ya todas las ganas de escribir sobre estos parajes que tanto nos fascinan y tanto nos hacen sufrir. La primavera pasada compartíamos comentarios de nuestras visitas a Chulilla y ya ves como ha quedado todo aquello. Un abrazo

  2. Genial com sempre, divertida, amena i molt curiosa l’anècdota de Walter. Tindré que tornar a buscar eixe camí de l’Alfaro!!!
    Gràcies com sempre per parlar tant be de nosaltres, Salutacions!

    • Ja saps tot lo que estime el vostre treball. Mai em cansaré de dir-ho. La teva crónica es la que em va animar definitivament a fer la ruta i celèbre que ara la meva et faxa tornar un altra volta. Salut i montanya.

    • Gracias Juanfra… no siempre es fácil dedicarle a esto todo lo que uno quisiera, pero palabras como las tuyas y ese agradecimiento espontáneo hacen que uno siempre intente sacarle tiempo a la vida para continuar publicando aunque sea tan espaciado en el tiempo como me ocurre últimamente. Un saludo

  3. Hola sóc Verónica de Levante TV, hem vist que tens unes fotos xules del Barranc de Malafi, necessitem per a una série que estem fent per a xiquets unes fotografies per a este lloc i volíem preguntar-te si tu ens pots cedir estes fotos, òbviament apareixeria el nom de la teua web en agraïments. Posa’t en contacte amb mi i t’explique millor. Moltes gràcies.

    • Claro, Veronica… sería un honor. Si pinchas en el enlace de Picassa tienes unas 30 fotos. Ennumérame las que deseas y te las paso con mayor calidad. En la página principal del blog tienes la dirección de contacto. Salut i montanya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s