Fredes – El Barranc del Salt y el Portell del Infern

Fredes 167 - 184 (3)

     Creo que estamos todos de acuerdo en que esta Comunidad donde vivimos es todo un referente para el turismo nacional e internacional.

     Tenemos un buen clima la mayor parte del año…una gastronomía enormemente popular… playas al gusto de la mayor parte de las personas y…

¡todas las servidumbres que eso conlleva…!

     Tenemos ciudades de vacaciones, ciudades de las ciencias, ciudades de la luz…

e incluso ciudades y pueblos de verdad.

     Pero hay algo que para algunos, los que andamos por ellas, es del todo evidente: nuestro mejor patrimonio son…

¡nuestras montañas!

Fredes 057

     Creo que no existe nada en esta porción de tierra que compartimos que se pueda comparar a los grandes tesoros que esconde en su anonimato. Y digo anonimato porque parece mentira que lugares tan impresionantes como… no se… ahora me vienen a la cabeza… els Frares de Quatretondetalos cañones del Jucarel barranco de la Maimonael forat de Bernia… no tengan el más mínimo eco emocional en las crónicas sobre esta… ¡tierra!

     Afortunadamente, esto no es un secreto a voces y, en realidad, somos muy pocos los que embriagamos todos nuestros sentidos con estos lugares de fábula.

     Hoy quería hablaros precisamente de dos de esas joyas escondidas y que son capaces de grabarse a fuego… de tatuarse para toda la vida en la memoria de cualquier caminante que sepa escoger en la ciudad de las emociones de la Comunidad Valenciana:

¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡ EL BARRANC DEL SALT Y EL PORTELL DEL INFERN !!!!!!!!!!!!!

Fredes 149

     Solo sentarme delante del ordenador a describiros estos dos soberbios lugares me produce un pánico terrible. ¡Como hacer justicia con mis modestas palabras para cantar las excelencias de estos dos impresionantes parajes!

     El vocabulario que poseo se me hace corto… necesitaría la maestría de un poeta de verbo fácil… para encontrar los adjetivos precisos que solo los ojos interpretan en cuestión de segundos… necesitaría… quizás un diccionario de sinónimos para no caer en la definición, vacía por reiterativa, de contaros lo “bonito”, lo “maravilloso”, lo “bello”, lo “extraordinario”, lo “espectacular”, el “torrente de emociones que logra desorientar los sentidos”…

¡¡¡¡¡¡¡¡¡ Amo el barranc del Salt y el Portell del Infern !!!!!!!!!!! 

“Amo”… una palabra quizás devaluada en esta sociedad acelerada… “Amo”… una palabra mal vista por mil veces gastada en mil mediocres poemas… “Amo”… yo aquí quiero recuperar la verdadera dimensión de su significado… “amo el barranc del Salt y el Portell del Infern” como solo somos capaces de amar la primera vez que nos enamoramos ó cuando te das cuenta después de veinticinco años que quieres a una persona como el primer día y que serías capaz de bajar al Infierno o subir al Cielo por ella.

Me habéis visto hablar, escribir ó cantar a mil montañas valencianas, de casi todas ellas he hablado maravillas… pero si alguna es con la que me tengo que casar elegiré…  la bigamia:

¡el barranc del Salt y el Portell del Infern!

Fredes 024 - 025

     Cuando, camino de Fredes, dejéis vuestro coche en el pantano de Ulldecona, os recomiendo un par de cosas que creo imprescindibles a la hora de abordar esta ruta que hoy os propongo… son dos pequeños detalles, uno físico… el otro emocional… pero que ayudarán a que todo alcance la mayor dimensión en vuestros niveles de sensibilidad.

     Uno, el primero, es que subáis a Fredes por el barranc del Salt y volváis por el Portell del Infern. Con ello conseguiréis dos cosas: una, el frescor de la umbría para las horas del calor y… dos… bajar el Portell con los ojos hacia el mar.

     Y el segundo de los consejos… cuando lleguéis al final del pantano y crucéis el puentecillo que os conduce al barranc de Salt, guardad silencio y

¡observad!…

¡Observad la cara de vuestros acompañantes!

     Esa curva tras el puente y el espectáculo visual que se abre con el Barranc a mí me recuerda el impacto emocional que recibe un niño cuando atraviesa la puerta principal de Disneyland.

     Sus peñascos en mil formas caprichosas… la exuberancia de su vegetación… te sumergen en un bosque encantado con cientos de castillos de cuentos de hadas… Seguro que aquí pasaron sus vacaciones los hermanos Grim, Andersen, Perrault  y tantos otros que diseñaron los escenarios de nuestra infancia… Estoy seguro que aquí se les aparecieron Blancanieves, la Bella y la Bestia, la Bella Durmiente y hasta Caperucita y el lobo…

¡Mirad….!

¡Observad su mirada!

Fredes 050 - 052

Fredes 039 - 048

     Cuesta dos horas subir hasta Fredes y uno quisiera que durara toda la vida… Afortunadamente el barranco también te quiere… es tu mejor amigo y… pondrá todo su empeño en que eso sea así.

     Las primeras aguas del Senia… esas sendas que te invitan a mil rincones de lujuria montañera… los majestuosos árboles y el lujo botánico de una microreserva de flora… las paredes del barranco se van cerrando como lo haría una ostra en el fondo del mar para abrirse y mostranos…

¡su perla negra…!

¡el salt de Robert!

¡Qué delicia encaramarse a su fascinante balma y gritar a la vida detrás de sus aguas!

Fredes 083 - 085

     Y sigues subiendo a Fredes y no te cansas en su empinada y prolongada ascensión porque has tomado la poción mágica del barranc y las cuestas verticales se convierten en horizontales… Y sabes que llegas a Fredes y aún te queda lo mejor…

     Antiguamente existía un venerable sendero que unía Fredes con la lejana población de la Senia… Entonces no existía el pantano de Ulldecona ni la carretera que hoy en día las une. Debía ser una travesía admirable… Hoy en día aún nos queda el mejor, el más alucinante de sus tramos:

¡El Portell del Infern!

Fredes 132

     Me imagino ahora a uno de esos turistas que nos visitan y que tuviera que hacerlo descendiendo por el primero de nuestros pueblos… Me lo imagino asomado al balcón natural del Mas de Pixón y observando nuestro Mediterráneo infinito, nuestro otro mar… el mar de montañas, bosques eternos tan duros de ver en otros de nuestros rincones, ese otro mar más… el mar de rocas del Portell y ahora…

ahora quisiera ver su mirada…

     Y me lo imagino bajando a nuestra Comunidad por ese increíble camino de leyenda, la más inolvidable de nuestras sendas, entre el delirio de fabulosos peñascos y húmedas balmas donde una vez más se te acaban los adjetivos.

     Y me lo imagino enormemente fascinado, con todos sus sentidos a flor de piel y a la vez… ¡enormemente contrariado! Esta no es la Comunidad Valenciana que él esperaba pero… ya no va a querer ninguna otra precocinada.

     Dicen que a legendario camino lo bautizaron del Portell de Infern por lo extremadamente duro que era ascenderlo en los ancestrales largos y duros inviernos. A mi me parece más el camino del cielo que del infierno pero…

     …si un día me encuentro al Diablo tentándome a la entrada del Portell del Infern, creo que no tendré ninguna duda en mi decisión:

¡Estaré quemándome el resto de mi vida!

.

.

.

     Podéis abrir la puerta del infierno pinchando en la foto de abajo:

2010-12-05 Fredes

     Ya hicimos esta misma ruta hace cuatro años. Podéis consultar las fotos y la crónica en el siguiente enlace:

      https://acelobert2010.wordpress.com/2006/12/15/pr-cv-75-1-y-pr-cv-75-2-fredes-barranco-del-salt-portell-del-infern/

Anuncios

8 comentarios en “Fredes – El Barranc del Salt y el Portell del Infern

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s