El Montcabrer – Por el Barranc del Cint y la senda de Les Huit Piletes

moncabrer-7

¡No se si os pasa lo mismo que a mí!

     Siempre que viajo a alguna ciudad… un pueblo… algún gran teatro de la Naturaleza… una de las primeras cosas que suelo hacer es subirme a la torre más alta ó al punto más privilegiado para contemplar la inmensa panorámica.

     No se por qué necesito hacer eso… no se si es la curiosidad… la necesidad de encontrar todas las referencias… el descubrimiento del medio en que me voy a desenvolver en las siguientes horas ó días… no sé… pero hay algo que me empuja a hacerlo irremediablemente. Quizás por eso me apasiona tanto la montaña.

     Cuando me encaramo a la cima de cualquiera de ellas, aparte de la enorme satisfacción que me produce el camino, es mayor el deleite de sentarme y descubrir con la mirada hasta el último rincón que abarca la retina… posicionarme geográficamente en la inmensidad del paisaje… el reto de reconocer hasta la última de nuestras montañas… rememorar las enormes aventuras recorridas en la ascensión a cada una de ellas… y concursar contra uno mismo en el objetivo de ponerle un nombre a cada uno de los pueblos, montes, valles y ríos que la vista alcanza.moncabrer-9

     Por eso, siempre que me acerco a la comarca del Comtat, una de las cosas más irresistibles que encuentro es subirme al Montcabrer.

     Quizás por su altura (casi 1400 metros)… quizás por su posición geográfica… totalmente transversal a la dirección que toman casi todas las montañas alicantinas y valencianas… es quizás el Montcabrer quien goza de la mejor vista de toda la provincia.

     Aún iré más lejos, no solo es la montaña alicantina con la mejor vista, sino también la montaña mejor vista de toda nuestra Comunidad… la que mejor se deja ver… si exceptuamos al rey Penyagolosa. No hay nada que entorpezca su mirada ni la mirada de los demás. El Montacabrer es perfectamente reconocible incluso desde la ciudad de Valencia, a 100 kilómetros de distancia… es más, en un día claro yo la he adivinado en el horizonte hasta en las cumbres de Espadán. Otras montañas quedan diluidas en la lejanía pero el Montcabrer siempre es capaz de enviarte un saludo hasta en los lugares más inconcebibles.

     Y por eso… y quizás por las innumerables opciones de abordarlo… todas ellas con un buen componente montañero… se le rinde culto y obediencia en el excursionismo valenciano.

¡El Montcabrer siempre forma parte del patrimonio emocional de cualquier senderista!

Montcabrer 060 - 061

     Y como os decía hace unas líneas, el Montcabrer es una montaña que ofrece multitud de alternativas para subirlo…

¡Y ninguna de ellas decepciona!

     Solo desde Concentaina ya se me ocurren tres maneras pero también puedes hacerlo desde Muro, desde Agres y desde Alcoy.

     Hacerlo desde Agres es una opción estupenda pero tiene el inconveniente de que no tienes contacto visual con el pico hasta que no estás muy cerca de él, envuelto en la inmensidad de la Sierra Mariola.

     Concentaina siempre ha sido el principal punto de reunión para abordarlo. La ermita de Sant Cristofol te da incluso las tres opciones diferentes de las que también os hacía mención en este mismo párrafo. Dos de ellas lo hacen en direccion a les Penyes Montanyeses, muy cerca de la cumbre y la más conocida es la senda de la font de les Huit Piletes.

Montcabrer 019 - 024

     ¡Dura…! Claro que es dura… son ochocientos metros de desnivel… ¡pero qué esperábais!…

     Una horita y media que tiene su principal aliciente en el propio camino, rodeando preciosas fuentes y todo un vergel de la naturaleza en sus frondosas umbrías hasta alcanzar los primeros indicios de la majestuosidad del paisaje en el balcón natural del Mas de LLopis.

     Por cierto, la primera vez que subí al Montcabrer conocí a un curioso personaje que se entrenaba para las carreras de montaña y era capaz de subirse al pico en… ¡treinta y dos minutos!

¡Im-presionante!

     Nosotros dejamos en esta ocasión esta senda para la bajada y decidimos una opción más larga y con un desnivel más repartido pero que nos iba a permitir conocer uno de esos parajes mágicos que siempre esconden nuestras montañas:

¡El barranc del Cint de Alcoy!

Montcabrer 009

Montcabrer 015

     El barranc del Cint de Alcoy a mi se me antoja la puerta de Isthar de la Babilonia valenciana: la sierra de Mariola.

     Un fenomenal tajo al que nos conduce la mejor arteria que recorre con sus globulos blancos y rojos los mejores puntos de nuestro organismo montañero: el GR-7.

     Sus marcas nos conducirán en una larga subida hasta el mismo cuello del Montcabrer, atravesando barrancos, bosques, masías y fascinantes e inmensas panorámicas sin fin, regando nuestro cerebro con un montón de sensaciones que hará que juremos fidelidad infinita a esta afición que nunca se borrará de nuestras cabezas y nuestras piernas.

¡Qué inmensa la mirada!

¡Cómo alguien puede no sentirse enormemente fascinado!

Montcabrer 054 - 056

     Y observando desde su cima todo el ejercito de montañas de la Comunidad se me antoja el Montcabrer como si fuera un general dirigiendo a todas sus filas de soldados en formación hacia el mar.

     A la izquierda la sierra de Buixcarró, el Penyalba y el Montdúver.

     En una segunda fila… el Benicadell, la Cuta y la sierra de Ador…. ¡la Falconera!

     Pasamos a otra fila y presentan armas el Almirall y el Circ de la Safor.

     Forman a continuación la Albureca, la Cantalar y la Foradada.

     Seguimos pasando revista a la derecha y nos encontramos a la Almudaina, la Carrasca y la Migdia.

     Y la Alfaro, el Cavall Verd y el Montgó.

Montcabrer 066 - 067

     Y sacando pecho en el skyline alicantino… la impresionante Serrella, con la Xortá y la Bernia.

     A la derecha de todas… la inmensa Aitana controlando que nadie abandone la posición de firmes y la mirada erguida hacia el mar, como aquel sargento malnacido de la Chaqueta Metálica.

     Y cuando el general sigue girando la vista se encuentra rodeado del resto de escuadras sin fin: la compañía Mariola, la Carrasqueta, la Maigmó, la Font Roja, el Caroig, la Calderona, la Corbera, la…. la… ¡un ejercito sin fin dispuesto a ganar la batalla del cielo!… Y yo…

¡Yo con todas ellas me iba a la guerra!

.

.

.

     Si os apetece seguir leyendo cosas del Montcabrer y la Sierra Mariola podéis hacerlo en el siguiente enlace:

https://acelobert2010.wordpress.com/2010/04/26/sierra-mariola-%e2%80%93-alfafara-agres-la-ruta-de-los-neveros-%e2%80%93-circular/

Os dejo un pase de diapositivas:

2011-01-29 Montcabrer

13 comentarios en “El Montcabrer – Por el Barranc del Cint y la senda de Les Huit Piletes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s