La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa – Quatretondeta

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Son tantos los cientos, yo diría que miles, de posibilidades de rutas y montañas, que tenemos en la Comunidad Valenciana, que uno se alegra con la certeza de que esto no se va a acabar nunca. De hecho, el montañero, el senderista, se siente tan satisfecho tantísismas veces, que su ansia por conocer más le impide, aveces, girar la cabeza hacia atrás y volver a los lugares que le han emocionado y donde tan grandes momentos ha vivido.

     Y eso es lo que iba pensando el otro día cuando mis amigos Juan Carlos y Ramonet me dijeron que se iban con un club de “singles” a la Serrella.

     – ¡Guau, la Serrella! ¡que envidia que me dáis!

     – ¿y a dónde exactamente de la Serrella iréis?…

     -¿¿A los Frares y al Pla de la Casa??…

     -¡¡Me apunto!!

      Luego, dudé de mis palabras…

      -“Bueno, yo estoy casado…¿creéis que molestaré?…es que yo eso de los “singles” no sé exactamente que es…”.

      -“¿Allí qué va, todo el mundo a ligar ó…?

     Mi amigo JC me contestó:

      – “Paco, no te doy un par de.. (pitido)…, no sea que perdamos la amistad. ¿Pero tú eres tonto ó qué? ¿Tu crees que si alguien realmente quiere ligar se va a ir a subir a la Serrella, con todas las opciones que da la noche? Además, yo también estoy casado. ¿Me crees tú capaz de…?”

No contesté, no fuera que aún me las llevara.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Al cabo de un rato me empezó a preocupar la salud de aquellos misteriosos “singles” y el estado en que podían acabar tras la ruta. Mi incontinencia verbal me traicionó.

     –“Pero a la Serrella….eso es droga dura….¿no sería mejor que los acompañarais a dar una vuelta por el campo con las florecillas, ahora que es primavera, que ya sabes que la sangre altera y todo eso…

     – BUENO, ¿TU TE VIENES O QUEEEEÉ…?

     me contestó… ó me preguntó… ó no sé…con un tono evidentemente subidito.

     Y es que, chicos, sin ser una gran conocida, no entiendo muy bien el porqué, la Serrella probablemente es la más grande de nuestras sierras. Solo el Puig Campana, que yo conozca, le hace sombra en dureza y desnivel. La Serella no tiene los extensos bosques, las eternas nieves, los lagos y la belleza estandar de los Pirineos, pero no tiene nada que envidiarle en cuanto a la sensación que te produce subir a sus principales cimas.

      Nos sabemos de memoria los grandes picos de Pirineos: Aneto, Monte Perdido, Posets, Perdiguero, Pica de Estats, Canigó… y etcétera…etcétera. Bueno, pues yo os suelto otra lista para vuestra colección de grandes e inolvidables montañas: el Pla de la Casa, la Mallada del LLop, el Regall, el Recingle Alt (también conocido como Pico Serrella), el Morro de la Serrella, la Penya de L’Heura, la Penya de les Creus, el Morret de la Terra Nova, la Canal, el Castellet, la Xortá…. todos picos que superan los mil y pico metros, algunos de ellos con más de mil trescientos, pero además picos a los que hay que subírselos casi enteros por su desnivel respecto a los valles…. ¡Y ahora… ahora me viene el amigo JC y se me lleva a un grupo de “singles” a hacer una travesía por la Serrella! “¡Con dos cojones!”…y perdón por la expresión… que ya sabéis que yo de mal hablado no tengo nada. ¡Tampoco voy a ir a confesarme! …también os digo.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Y así nos citamos en Quatretondeta, los habituales, con ese grupo de “singles” locos, que no me extraña con esos proyectos que sigan así:… ¡singles!

     Después de conocernos y compartir un cafetito juntos en el pueblo, me acerqué al amigo JC y le dije con cierta ironía:

     -“Mira, como a mí esta ruta me gusta tanto y no la tengo muy fotografiada, me he traído un par de tarjetas de buena capacidad para la cámara. Tu vas abriendo camino y yo me quedo con los rezagados, así voy haciendo fotos tranquilo.”

     Salimos del pueblo en dirección a la enorme carrasca de la Tía Sofía y allí dejamos el Pr 23 para encaminarnos directos a la montaña. Y es que ningún Pr atraviesa el fascinante paraje dels Frares. Seguimos la pista al frente y siempre dejando los caminos que la cruzan a ambos lados acabamos en un campo de olivos, donde muere la inmensa pedrera que, en su parte media, sitúa en formación de combate el ejército de enormes peñascos calizos de los Frares.
Una inmensa niebla le daba un componente mágico al precioso paraje y ni siquiera dejaba intuir la verdadera altura de las cimas que teníamos delante. Pensé…

     -“mejor así, que nadie vea a donde tenemos que subir porque si no va a haber desbandada general“.

     Incluso le daba un componente dramático que hacía presentir la enorme carnicería de novatos senderistas en el campo de batalla de las interminables pedreras.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Me entretuve en hacer unas panorámicas de la sierra y más con aquella sugerente niebla, y a la que me dí cuenta había perdido al grupo.

      -“Huy, que fuerte han empezado estos. Como sigan así, ¡en cuanto empiece la pedrera no queda ni uno!”

Tuve que acelerar el paso y en las primeras rampas ya los había cogido. Uno de ellos, llevaba un perrito que subía y bajaba, corriendo, la canchalera de millones de piedras ajeno a todo lo que le quedaba. Me compadecí de él. Si hubiera sido el perro de mi suegra, un verdadero “single” de las peores calles de Yátova, se hubiera quedado esperando y dandose una vuelta por el pueblo… ¡a ver lo que caía!
Con el impulso de mi buena tos de fumador me puse a la altura de los últimos y subimos juntos la aparente senda que el paso montañero ha ido dejando en la pedrera, hasta que tomamos un merecido descanso en la horizontal de los primeros Frares.

      Quatretondeta quedaba lejano allí abajo y yo pensaba en todo lo que había aún que subir. Seguía compadeciéndome de aquellos pobres “singles” y se me ocurrió asustarlos a ver si al final desistían y no me tocaba cargar con alguno al hombro.

     – “Pues, cuando lleguéis arriba ni siquiera encontraréis el pueblo con la mirada”.

     Nadie pareció hacerme ni puñetero caso.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Yo seguí haciendo fotos de aquel paraje alucinante, digno de competir con la Capadocia. En el horizonte el Montcabrer, el Benicadell, el Circ de la Safor, la Almudaina, la sierra Alfaro…todas presentaban sus mejores cartas y con la fotogénica niebla, la inmensidad de la pedrera y la grandeza del valle de Seta, acabé enloqueciendo con el objetivo de mi cámara, hasta tumbarme alucinado por los suelos en busca del encuadre imposible.
Jose, tan preocupado siempre por todos, se me acercó y me preguntó:

      -“Paco, ¿te ocurre algo?. Pareces enajenado. Nunca te había visto así.”

      -“Jose, quiero llevarme todo esto a casa. Voy a unir cientos de fotografías y voy a empapelar la pared de mi habitación. No quiero disfrutar de esta maravilla cada dos ó tres años que subamos. ¡Quiero ver esto cada mañana cuando me despierte! ¡Esto… esto es muy grande..!”

Seguimos subiendo por la canal que se abre entre los Frares y que se me antoja el único paso posible en la ascensión a la durísima Peña del Heura, mientras hacía frente al ejército de Frares disparando mi cámara fotográfica a la velocidad de una metralleta.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     -“¿Qué grado de pendiente tendrá esta subida? ¿Un cincuenta…un sesenta por cien?”

     – ¿Cincuenta?…¿sesenta?, ¡yo diría que los cien enteros!

     – “Por cierto, ¿y los “singles”?. No me alcazanza la vista a verlos”.

     – “Eso es porque has elevado mucho la mirada hacia la cima. Baja la vista y verás los cadaveres sobre las piedras“, le contesté, de espaldas, distraído con un nuevo encuadre.

-“Aquí al único que se ve es al perrillo que ha bajado a saludarnos

Me giré y era cierto, estábamos en la más absoluta soledad y sin rastro humano del grupo. El perrillo se dió media vuelta y salió pitando hacia arriba.

-“Aceleremos el paso, no se vayan a perder“.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     A degüello tuvimos que subir para alcanzar a los últimos, ya muy cerca de la cima. Al llegar a la Peña del Heura sugerí reagruparnos y desviarnos al cercano pico Serrella, a través del precioso bosque del Pla de la Salvia. Todo el mundo parecía estar de acuerdo pero faltaban por lo menos la mitad de singles. Entre la diferente altura de las rocas y los árboles, lo primero que me vino a la cabeza es que en la precipitación de la subida habrían acabado perdidos y desperdigados por la sierra.

¡Coño!…¡Pero si están todos ya en el Collado Borrell!

     (perdón, por la palabrita, hoy no ando muy elegante con el lenguaje).
Fue entonces cuando pensé que la secuencia de los hechos no sucedería tal como la había imaginado.

¡Habrá que tomarse un poco más en serio a estos “singles” locos!

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

Bajamos a toda velocidad el sendero que, por la Mallada de les Cigales, busca el inicio del Barranc Fondo, en el extremo más occidental del Pla de la Casa. Allí retomamos el PrV 182 en dirección al Coll de Borrell, donde nuestros aventurados amigos ya se habían distraido subiendo al Recingle Finestra, un enorme y precioso arco natural, que permanece escondido junto a las Peñas del Bardal.

     -Bueno, chicos…¿comemos ó qué?. ¡Aún nos queda una buena subidita!¡no nos vaya a pegar un bajón de fuerzas!

Se me quedaron mirando todos con un gesto contrariado.

     -¡Necesitas algo, Paco?…¿quiéres una barrita energética?

Ahora fui yo el que me los quedé mirando unos segundos y me dirigí, totalmente contrariado, al comienzo de la pedrera.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Empezamos a subir por la empinadísima senda de la canchalera y fue entonces cuando me dí cuenta de lo agotado que estaba. Tantas paradas para hacer las fotos, tantos arranques veloces para unirme a la cola del pelotón, me habían acabado por pasar factura. Con la excusa de volver a hacer unas fotos, intenté coger un respiro. Me adelantaron todos como sólo Indurain y Lance Armstrong sabían hacerlo en una contrareloj. Los volví a perder de vista mientras oía a lo lejos una alegre cancioncilla que entonaban aquellas fieras:

¡Qué buenos son,
los padres franciscanos,
qué buenos son,
nos llevan de excursión!

Una vez más volví a acelerar el paso hasta casi atraparlos en la enorme explanada de la montaña. Una llamada inoportuna de móvil hizo que me distrajera y al colgar ya los había vuelto a perder. Solo entonces, cuando volvía a desesperar de tener que echar otra carrerita, me di cuenta de la grandeza que me rodeaba: entre un mar de nubes asomaban nuevamente el Montcabrer, el Benicadell y el Circ de la Safor, y la Serra del Carrascal de Parcent, y el Cavall Verd, y Aitana, y el Puig Campana, y el Ponoig, y la Mallada del Llop y…y …

    Creo que batí el record del mundo en número de fotografías en una sola ruta. Lo dejé establecido en doscientas cuarenta y…

¡ya tiene que estar uno muy mal para que me lo quite!

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

Cuando llegué a la impresionante nevera próxima a la cima estaba completamente agotado. Me sentía como el hermano de Induraín, aquel día que, en el Tour de France, llegó a la meta a media hora de Miguel. Menos mal que aquí no te descalificaba nadie.
A duras penas subí los últimos repechos a la cima donde me encontré a los singles ya comidos y con un cachondeo que no veas. Por puro orgullo me aupé a lo más alto del pico y me abracé a mi amigo Jose para hacernos una foto.

¡Creía que me moría!

     -“Jose, si al final muero, quiero que me entierres aquí. La cruz, puedes coger ésta de la cima mismo”.
     -“Pero, Paco, ¿un entierro cristiano,… tú?”
– “¡Qué mejor cementerio para una persona como yo, que el Pla de la Casa!…¡Y qué mejor cruz que la de su cima!…

     -¡Consideralo un entierro montañero!

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Tras la comida le sugerí a mi amigo Ramonet que hacía mucho tiempo que no bajabamos una pedrera juntos, así que nos fuimos hasta el extremo más occidental de la montaña, donde le habíamos echado un vistazo a una sugerente pedrera que bajaba hasta el mismísimo PRV 23 de vuelta. Algunos se apuntaron pero a la mayoría de singles tuve que darles unas indicaciones para bajar por la senda del PRV 182.

     -“No os preocupéis, seguís las marcas en dirección Fageca pero solo hasta la Font Roja, que entonces nos desviaremos a Quatretondeta… ¡¡Os esperamos allí!!”

Nos aventuramos a bajar por la pedrera pero al final resultó mas decepcionante de lo que en un principio habíamos pensado, a causa del tamaño de las piedras.
No os lo vais a creer pero cuando llegamos a la Font Roja ya estaban los singles allí. Busqué una rama, me eché una mano al bolsillo y saqué un pañuelo, que até a la rama.
      -¡¡Me rindo!!
Solo el perrillo se me acercó a consolarme, antes de que desapareciera camino abajo. Con la lengua fuera parecía estar haciéndome burla.

      -“No hombre, es que es así como respiran los perros”.

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Dejé que se marchara todo el mundo y bajé tranquilamente hacia Quatretondeta disfrutando de las ultimas vistas de Els Frares, que se mostraban en toda su extensión en esta parte del camino.
Cuando llegué al bar allí estaban tan frescos los singles. Y estaban quedando para cenar, para ir después a la discoteca y después a un “afterhours”.

¿Te apetece venirte, Paco?, me dijo uno de ellos.

“Yo iré al “afterhours”…

     -¡cuando me levante, claro!…

     -Por cierto ¿el perrillo también va?”

De La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     -“Ah, no se me olvide: Ramonet, Juan Carlos: ¿no conocéis un grupo de casados y barrigudos, que quieran hacer senderismo?

.

.

     Tenéis un pase de diapositivas pinchando abajo:

La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa

     Ya hicimos esta ruta hace un par de años. Os dejo el enlace para los curiosos.

     https://acelobert2010.wordpress.com/2007/03/12/la-serrella-els-frares-la-pena-de-lheura-y-el-pas-de-la-casa/

     Y también hemos vuelto la última Navidad para realizar una circular por el paraje de los Frares que nos permitiera conocer hasta el último resquicio de este insólito rincón fabuloso de nuestras montañas. Os dejo el enlace y un montón de fotos:

     https://acelobert2010.wordpress.com/2009/12/26/la-serrella-quatretondeta-circular-els-frares/

26 comentarios en “La Serrella: Els Frares y el Pla de la Casa – Quatretondeta

  1. A Plà de la Casa he subido tres veces, si mal no recuerdo. Y he pasado junto a los Frares otras tantas. Pero nunca me he aventurado a pasar entre ellos, y eso que coincido contigo: la Serrella es la más grande (al menos de Alicante).

    En lo que no coincido contigo es en el tema de las pedreras, llámame ecologista…

    Por cierto, el record de las doscientas y pico fotos está más que superado… con una mano atada a la espalda, jeje

    Me encantan tus crónicas, saludos!

  2. Hola, soy montañera desde muchos años y he ido varias veces a la Serrella, Pa de la Casa, Malla del Llop, pero la excursión adentrándote en los Frares no la he terminado de hacer nunca, bien por falta de tiempo o porque los demas se ha rajado. Si organizais algún dia la salida a la Sierra del Frare, me gustaria si hubiese posibilidad de acompañaros. Iriamos 3 o 4 personas a parte de mi, estamos acostumbradas a excursiones de todas clases, es decir algunas bastante duras y con mucho desnivel, es decir que creo que no seriamos ninguna molestia. Bueno, despues de este rollo que os he soltado, espero que me contesteis. Gracias.

    • Pepa, nosotros recorremos toda la Comunidad Valenciana y todos los años nos dejamos caer de alguna manera por la Serrella, ya que es una de nuestras montañas favoritas. La excursión de Els Frares ya la hemos hecho varias veces y no tenemos previsto repetirla a corto plazo. La próxima cita con la Serrella probablemente será subir a la Mallada por el barranco de La Canal. Pero descuida que tomo nota. De todas maneras, no deberíais tener problema en hacerla. Es fácil orientarse y el mejor ascenso se realiza directamente por la pedrera central. Es muy dura por la incomodidad de la subida por las piedras pero uno acaba encontrándole la lógica al ascenso. Una vez arriba se puede combinar con el Pla de la Casa ó el Serrella. De todas maneras, ya te digo que tomo nota. Un saludo y gracias por tu interés.
      Salut i montanya!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s